Daily Report

Nuevo jarro de agua fría sobre los mercados, los cuales, a pesar de debatirse entre el endurecimiento monetario, la crisis energética y las fricciones de suministro, acumulan caídas considerables en poco tiempo. El mensaje acogido por el mercado se ha torcido más aún cuando después de manifestar la FED una postura hostil, Europa ha publicado un IPC por encima de lo estimado. Con ello, aumenta la presión sobre el BCE para llevar a cabo una política monetaria más agresiva. La FED por su parte, refrendaba aún más el mensaje de Powell a través de su consejero de NY, argumentando que una política restrictiva no es algo que se pueda hacer en un periodo corto de tiempo y luego cambiar el rumbo. Con ello, se diluyen gran parte de las proyecciones para que en 2023 vuelva a tener comienzo una expansión monetaria. En China destacamos el confinamiento de la metrópolis Chengdu para abordar el Covid, lo que nos recuerda los riesgos de la política Covid Zero. En Deuda la reacción al dato de IPC EUR fue inmediata, con un repunte en tires que trasladaron nuevas valoraciones al equity. En Materias primas, Rusia suspende el Oleoducto Nord Stream durante tres días por un nuevo mantenimiento: A pesar de que podría tratarse de una nueva medida de presión a la UE, la mayoría de las naciones de la Eurozona han alcanzado los niveles de inventario exigidos por Bruselas, alcanzando más del 80%. El crudo por su parte continúa en espiral bajista, corrigiendo un 9% esta semana por los atisbos de ralentización que evocan desde los bancos centrales. En divisas, el USD queda anclado en la paridad con el EUR, tras compensarse en parte las expectativas monetarias del BCE con la FED. En macro hemos conocido el PMI Caixin (ago), por debajo de consenso y del umbral de expansión. Mañana la atención se centrará en el dato de empleo US (jul) en donde un dato enfriado en 300.000 nóminas sería lo mejor digerido por el mercado.

Fuente: GVC Gaesco

Descargar el documento completo

EnglishSpanish