Daily Report

Los índices obedeciendo a la persistencia de la temática de fondo, principalmente inflación y crisis energética, borran las ganancias de las tres últimas sesiones. El dato de inflación de US en su lectura tendencial ha superado a su referencia anterior, 5,9%, también al consenso, 6,1% situándose en 6,3%, lo que hace que el mercado pondere una mayor probabilidad de nuevos macro-ajustes en tipos de interés. El problema está en el subyacente ya que ni la caída de agosto del 7,5% en el precio de la gasolina ni tampoco la mejoría en las cadenas de suministro han conseguido paliar el tendencial. Con ello se asigna por primera vez una probabilidad de ajuste de un 1% en la próxima reunión con un 33,6% según Bloomberg. En Deuda el Treasury 2Y, más sensible a cambios monetarios, vio como su yield repuntaba 22pps, lo que supone 34 y 24pps sobre los tramos 10 y 30Y, enfatizando su pendiente negativa. Las curvas europeas replicaron el efecto, destacando el Bund en 1,79% o Italia 10Y ya en el 4%. En divisas hemos visto cómo la inesperada expectativa de continuidad política en la FED ha emplazado nuevamente al USD por encima de la paridad, en EUR/USD 0,9995. En materias primas el Brent cotiza un 30% por debajo de junio, niveles previos a la invasión rusa, donde un USD fuerte y una menor actividad global dejan anclada su capacidad de rebote. En macro destacamos el ZEW alemán (sep) mostrando una caída de la confianza inversora reflejando la encrucijada del mercado entre conflicto, la crisis energética y el suministro, todos ellos sin resolver. Los beneficios empresariales están por encima de su tendencia a largo plazo (y un +30% vs pre-covid), lo que involucra un riesgo de reversión a la media por su vulnerabilidad a ajustes en costes de personal y de aprovisionamientos. Por ello, una clave importante será si las empresas siguen siendo capaces de trasladar subidas de costes en un entorno de menor ahorro y un encarecimiento de la financiación.

Fuente: GVC Gaesco

Descargar el documento completo

EnglishSpanish