Cycle Report

Aunque el ciclo se sigue mostrando expansivo, se empieza a ver un debilitamiento en el mercado inmobiliario y un incipiente cambio de tendencia en el mercado laboral. La situación económica general será afectada en los próximos trimestres por las fuertes subidas de tipos por parte de la FED.

Los riesgos de mercado aumentan, cerrando el S&P500 en un -8% este mes de julio y con un aumento de las TIRs de los bonos high yield hasta el 12%.

Las valoraciones de mercado se ajustan a la espera de que los beneficios futuros cumplan las expectativas marcadas y la influencia que la inflación tendrá en ellos. Algunas de ellas ya esperan recortes en los beneficios, como Nike, que disminuye su perspectiva fiscal para 2022.

El miércoles se publicaron las Actas de la Fed que reflejaron su disposición a seguir su política monetaria más “hawkish” para poder contener la inflación. Respecto el nivel de precios, empezamos a ver signos de estabilidad sobre todo en el mercado de materia prima donde hemos observado esta semana abruptas caídas. Esto no deja de ser un signo de que los inversores empiezan a descontar una posible recesión. En este sentido, por segunda vez este año, el spread 2-10 años se sitúa en negativo, indicando una situación de incertidumbre. Tener un spread negativo no significa automáticamente que entramos en recesión, pero si es una advertencia. Como hemos indicado en varias “cycle report” las peticiones de desempleo siguen mostrando una tendencia al aumento, esta vez 235.000 solicitudes versus los 230.000 esperados y más lejos del mínimo de 167.000. Ahora bien, parece que el mercado celebre que un empeoramiento macro pueda hacer ver a la Fed una menor agresividad en su política monetaria.

Descarga el documento completo

EnglishSpanish