Cycle Report

El debilitamiento del ciclo cada vez es más evidente, donde nuestro indicador ha dejado de encontrarse en una clara expansión para situarse en una zona neutral.

Los riesgos de mercado permanecen elevados, con el spread 2A-10A encabezando al resto de subindicadores.

Esta semana hemos empezado con la temporada de resultados. El peor sector es el bancario, donde Wells Fargo, JP Morgan, Blackrock y Morgan Stanley han mostrado caída de los ingresos y del BPA.  Sin embargo, Pepsico muestra buenos resultados y confirma el “guidance” para los próximos trimestres.

El determinante del ”momentum” actual en los mercados financieros, a esperas de los resultados empresariales de las próximas semanas, es la inflación. Este miércoles hemos conocido el dato interanual del mes de julio, ubicado en el 9,1%. Si computamos la inflación respecto hace dos años, esta se encuentra un 14,5%. Aun así, aparentemente el miedo no ha penetrado en los mercados por diferentes motivos: el IPC subyacente en 5,9% supone una moderación frente a mayo (+6%) que parece confirmar que se alcanzó el pico en marzo. También, observamos que las materias primas desde máximos han reflejado una caída importante en los precios y estos todavía no quedan reflejados con los datos de julio. En este sentido, las caídas en los precios de la madera, níquel, aluminio, maíz, aceite y gasolina de entre otros es oxígeno en una economía donde el alza de los precios merma claramente la confianza del consumidor. La clave es si a finales de julio, el 27 de julio más concretamente, la Fed subirá 0,75% o 1% los tipos. Los swaps que referencian los movimientos de la FED descuentan que alcancemos en diciembre del 3,7% y posteriormente el mercado descuenta un ajuste de al menos tres recortes de 0,25% hasta marzo 2024. Por otra parte, este dato inflacionario estadounidense tuvo un gran efecto en la curva de tipos, donde la curva sigue invertida y se encuentra el spread 2A-10A en mínimos de los últimos 20 años.

Descarga el documento completo

EnglishSpanish