Cycle Report

El PIB entra en terreno recesivo al describir dos trimestres negativos en términos intertrimestrales. Estaríamos dentro de una fase desaceleración que podría profundizarse si la Reserva Federal sigue con su tono “hawkish.
Los riesgos de mercado se mantienen constantes, aún con el spread 2A-10A en negativo pero observamos una clara mejora del VIX, mejora del apetito hacia el riesgo por parte de los inversores.
Semana intensa de resultados que ha habido un tono dispar. Los guías de cara los próximos trimestres son de cautela sin caer en ningún cataclismo. En general, se esperaban peores resultados.

Tal como íbamos anunciado estos últimos meses se va constatando una clara desaceleración económica en la primera potencia mundial.  El primer informe del PIB del segundo trimestre refleja una caída del 0,9% en términos intertrimestrales lo que describe una economía que técnicamente entra en recesión al albergar dos trimestres en términos intertrimestrales en negativo. Si desglosamos el principal indicador de la actividad económica se observan puntos positivos y puntos negativos. Los puntos positivos, es que los ciudadanos estadounidenses gastan, y a pesar de la inflación, la subida salarial refleja que los gastos de consumo personal siguen fuertes. En una economía donde el 60% del crecimiento es consumo es una señal de fortaleza. Asimismo, otro punto positivo es la competitividad de Estados Unidos, que a pesar de la apreciación del dólar las exportaciones aumentan.  Los puntos negativos, y seguramente los que sugieren mejor la salud de la economía, es que tanto la inversión privada como la inversión fija residencial disminuyen. Todo ello, sin ver la última subida de tipos del 0,75% que sitúa los tipos en el 2,25%.2,5%. La inversión, la variable exógeno que tiene  mayor sensibilidad al ciclo económico nos describe un panorama de precaución, sobre todo porqué la inversión fija no residencial reflejó disminuciones en estructuras y equipos. Otro punto a tener en cuenta y que sigue mostrando presión a la Fed, es el deflactor del PIB que se sitúa 8,2% en el segundo trimestre. Parece entonces, que del mismo modo que no hemos visto una inflación transitoria tampoco veremos una caída puntual del PIB.

Descarga el documento completo

EnglishSpanish