Cycle Report

El deterioro del ciclo europeo sigue mostrando atisbos claros de caída de la actividad para el tercer trimestre. Sorprende el dato definitivo del PIB del segundo trimestre que muestra valores por encima de las estimaciones.

A nivel de riesgos, nos encontramos en una situación mejor que la semana anterior. Con tensión en el VIX y el Eurostoxx 50 mostrando algunas figuras de giro.

Frente a esta situación indefinición, la renta variable se encuentra en un momento de infravaloración, a esperas de los resultados del tercer trimestre.

El BCE subió tipos un 0,75% por segunda vez este año y sitúa los tipos 1,25%. Sin duda una respuesta clara y contundente de la autoridad monetaria sobre su determinación en la lucha contra la inflación. Después de casi una década con tipos negativos (2014-2022), la normalización de la curva de rentabilidades es algo que tarde o temprano tenía que ocurrir. La lucha contra la inflación no será fácil debido a que influyen multitud de factores: los precios energéticos, los problemas de las cadenas de suministro, la guerra… No se ha de olvidar que la inflación subyacente se sitúa en cotas muy altas. Creemos que el BCE deberá forzar una ralentización económica. A pesar de que una subida de tipos puede resultar dolorosa para empresas y familias, las consecuencias de tener una inflación descontrolada a largo plazo son mucho peores. Sin embargo, determinar el equilibrio entre normalización de los precios y el crecimiento económico es una tarea altamente compleja en un contexto donde la situación financiera de los estados es muy diferente a la del 2008. También, el desequilibrio entre los diferentes Estados de la Unión es un escollo en la transmisión de tal política, es por ello que el TPI (Transmisión Monetaria) debe ser una herramienta excepcional y por esta razón, los Estados deben tener requisitos de control presupuestario para dar un mensaje de credibilidad hacia los inversores.

Descarga el documento completo

EnglishSpanish