Cycle Report

El ciclo económico se encuentra en una dicotomía, donde los indicadores de sentimiento se debilitan mientras que la mayor parte de coincidentes siguen mostrando una expansión cada vez más moderada. Esta situación nos determina un ciclo Europeo muy sensible y cercano a la recesión.

Los riesgos de mercado se mantienen constantes, donde la mayor parte de subindicadores se encuentran con más incertidumbre que hace dos semanas. Destacar la mejora en la prima de riesgo española por los motivos que comentamos en la siguiente parte del informe, y el aumento de la volatilidad en el tipo de cambio eurodólar tras la apreciación del Euro.

Presentados la mayor parte de los resultados empresariales del 2Q, el indicador de valoración nos marca una situación de infravaloración. Estaremos atentos a como afecta a éste el posible rally alcista que estamos viendo en el mercado de renta variable.

La producción industrial europea aumenta y, junto a la publicación de los datos finales de inflación (idénticos a los preliminares ya publicados con anterioridad), se observa una situación actual para el mercado europeo de aparente sobrecalentamiento. Sobre la producción industrial, se destaca la de bienes de capital, que incrementa un 2,6% mientras que la producción de bienes duraderos de consumo baja en un 3,2%. En este sentido y con la expectativa de una nueva subida de tipos por parte del BCE, el índice de sentimiento europeo a seis meses vista (Sentix) se encuentra en -25, un valor solo visto en las crisis del Covid-19, en la de deuda soberana Europea y en la inmobiliaria de 2008. Dentro de esta situación macro, sorprende que la prima de riesgo española haya disminuido estas últimas semanas. Esto se debe mayoritariamente a la actuación del BCE, que ha empezado a rescatar a España de igual manera que también lo ha hecho con Italia y Grecia. Los mecanismos que ha llevado a cabo el BCE han sido los siguientes: por un lado, el anuncio de la posible aplicación del programa TPI (Transmission Protection Instrument) y por otro, a través de la reinversión de los vencimientos de la deuda pública de su balance hacia una nueva deuda sesgada hacia los tres países anteriormente comentados. Es por ello que, aún manteniendo un saldo final del balance constante, la ponderación de su cartera ha variado considerablemente este mes de junio y julio, aumentando su posición en los bonos italianos un 9.8% y en los españoles un 5.9%, mientras que disminuye en los alemanes un 14.3%.

Descarga el documento completo

EnglishSpanish